Sandor Ferenczi
· Quienes somos · Contacto · Libro de Visitas · Sucripción Newsleter ·
-
Indepsi
Su Vida
Biografia
Línea de Vida
Galería Fotografías
Su relación con....
Epistolario
Literatura
Bibliografia
Artículos
Revisiones
Publicaciones
Fichas Ferenczianas
Psicología Bioanalítica
Tópicas Ferenczianas
Glosario Ferencziano
Escritos Bioanalíticos
Notas sobre Bioanálisis
Investigación Bibliográfica
Material de Investigación
Citas Ferenczianas
Citando a Ferenczi
Material Gráfico
Denostaciones
Vinculaciones Ferenczianas
Ferenczi/Freud
Pares y Discípulos
Psicoanalistas Afines
Vinculos
Estudiosos de Ferenczi
Psicoanalisis en Red
Noticias
Busqueda

Estadisticas

Miembros de la
Sándor Ferenczi Society
Budapest, Hungria

Sándor Ferenczi Institute Nueva York, U.S.A.

 

Comentario:

 

  La Catalización del Amor 

Desarrollo de la Teoría y Técnica Psicoanalítica de Sándor Ferenczi

 

Izette de Forest.

"La Catalización del Amor", por Izette de Forest: "El libro en su totalidad es único en la literatura psicoanalítica. Es el reflejo de una vida de trabajo, de una dedicación y devoción personal al objetivo de aliviar el sufrimiento humano, de liberar aquellas vidas torcidamente neuróticas. Es la expresión vital de un corazón amoroso y compasivo, hecho eficaz en la práctica por una habilidad técnica entrenada y las bendiciones de la intuición y sabiduría innata".

Andras Angyal

 

Ferenczi a pesar de no haber roto relaciones en forma radical con “el padre del psicoanálisis”, Freud, ni de haber fundado una escuela aparte como Adler, Jung y Rank, dejó muchos seguidores de su particular práctica terapéutica, los cuales se dedicaron a profundizar y perfeccionar su técnica. Uno de ellos, Izette de Forest, terapeuta norteamericana quien fue discípula, amiga y analizanda de Ferenczi en los años 1925 a 1927 y 1929, en su libro “La Catalización del Amor”, reinvindica el legado dejado por Sándor Ferenczi, en el ámbito clínico. Esta autora desarrolla en forma didáctica los principales tópicos y prácticas clínicas del enfoque analítico basado en la comprensión y sanación del ser humano a través del amor.

Este enfoque, como aporte novedoso a la técnica psicoanalítica tradicional, destaca la importancia del analista, no como un instrumento imparcial y plano, falto de espontaneidad, sino que, al contrario, pone de manifiesto la importancia de la capacidad de entrega del analista en la relación terapéutica, quien debería ser capaz de conmoverse por el consultante. El terapeuta entregaría el amor, vehículo necesario para la cura psicoterapéutica del paciente, el cual por alguna razón no se entregó adecuadamente en el vínculo parental, dando inicio al trauma original. La relación terapéutica propende un nivel de desarrollo positivo tanto para el analizado como para el analista.

El amor y la rabia se transformarían en las dos fuerzas más significativas en la relación terapéutica, donde el analista debe ser capaz de entregar amor al paciente, y además debe tolerar la rabia de este, muchas veces dirigida al analista en forma devaluatoria. Esto significaría contener y poner límites en forma amorosa, tal cual lo podría hacer una madre.

Este enfoque exige un rol más activo en el terapeuta, entendiéndose no como directivo necesariamente, sino como acogedor del mundo pulsional del paciente, sin que este se sienta rechazado, construyendo así una relación limpia de los elementos que originaron la neurosis. Esta nueva forma de considerar de la transferencia del paciente, requiere un terapeuta capaz de orientar la relación terapéutica con el objeto de revivir el trauma original.

De acuerdo a I. De Forest, el terapeuta debe estar dispuesto a ser receptáculo de las proyecciones primitivas de los objetos primarios, dando un nuevo significado a la transferencia del paciente. Esto implica que el terapeuta como vehículo e instrumento de la cura, debería estar previamente analizado, estando en conocimiento de sus rasgos de carácter desagradables para no confundir las transferencias negativas del paciente, con disgustos ocultos del terapeuta. En este sentido, el analista sigue siendo un ser humano y debería poder reconocer sus errores. Este clima contribuye a acrecentar la confianza del paciente en el analista, condición básica para que este pueda reexperimentar el pasado.

Bajo este enfoque, el propósito de la terapia sería restaurar la integridad personal y la autopreservación sana del analizado.

El objetivo de la autora es entregar material terapéutico comprensible, de fácil lectura y profunda reflexión, no como un texto técnico dirigido solo a terapeutas, sino extendiendo este conocimiento a otras disciplinas afines y al público en general. Su libro “La Catalización del Amor”, se divide en cuatro partes, once capítulos y un glosario.

La contribución de Forest en este libro, podría señalarse como una síntesis del pensamiento de Ferenczi y una profundización de este, aplicado a la práctica clínica.

 

Inicio    Indice      

.

 

 
 
Buscar en toda la red

(c)Sandor Ferenczi Homepage es propiedad del Instituto de Desarrollo Psicológico Indepsi 1998-2012