Sandor Ferenczi
· Quienes somos · Contacto · Libro de Visitas · Sucripción Newsleter ·
-
Indepsi
Su Vida
Biografia
Línea de Vida
Galería Fotografías
Su relación con....
Epistolario
Literatura
Bibliografia
Artículos
Revisiones
Publicaciones
Fichas Ferenczianas
Psicología Bioanalítica
Tópicas Ferenczianas
Glosario Ferencziano
Escritos Bioanalíticos
Notas sobre Bioanálisis
Investigación Bibliográfica
Material de Investigación
Citas Ferenczianas
Citando a Ferenczi
Material Gráfico
Denostaciones
Vinculaciones Ferenczianas
Ferenczi/Freud
Pares y Discípulos
Psicoanalistas Afines
Vinculos
Estudiosos de Ferenczi
Ferenczi en la Red
Noticias
Busqueda

Estadisticas

Miembros de la
Sándor Ferenczi Society
Budapest, Hungria

Sándor Ferenczi Institute Nueva York, U.S.A.

 

Evidencia Testimonial:

Jornada AEHP 20 de Octubre 2012.

A propósito de La Ponencia del Doctor José María Franco Vicario sobre Sandor Ferenczi.

 

 

Roberto M. Goldstein.

 

Después de leer la clara y detallada reseña del doctor Franco Vicario, opté, como miembro de una Asociación de Historia del Psicoanálisis, por hacer simplemente un acercamiento histórico a la figura de Ferenczi y su relación con Freud, con algunas hipótesis personales elaboradas a partir de mis lecturas.

Ferenczi nació en Miskolcz (Hungría) en 1873 como Sándor Fränkel. Era el octavo de los 11 hijos de Baruj Fränkel, un judío de origen polaco, que comprometido con la causa de la independencia húngara, cambió su nombre a Bernat Ferenczi. La familia Ferenczi era dueña de una librería donde se realizaban tertulias y conciertos. Su padre fallece cuando Sandor tiene 16 años. Esto sin duda marcará su vida y su relación con Freud, 17 años mayor que él.

Como ya ha dicho el doctor Franco Vicario, entre ellos se establece una relación transferencial paterno-filial. Estudia medicina y se especializa en neuropsiquiatría. Aparentemente la lectura de la interpretación de los sueños de Freud no le interesó. Por el contrario, el conocimiento del test de asociación verbal desarrollado por Jung, lo acercó a la literatura psicoanalítica del momento.

En febrero de 1908, se encuentra por primera vez con Freud y queda muy impresionado por su personalidad. Freud le pide que presente una comunicación en el primer congreso de psicoanálisis en Salzburgo (abril 1908). También lo invita, y esto es algo inusual en Freud, a encontrarse con él en Berchtesgaden donde el profesor iría a veranear con su familia.

La relación entre Freud y Ferenczi es muy sugerente, por un lado Ferenczi era sin lugar a dudas el discípulo preferido de Freud quien esperaba además que éste se convierta en su yerno, pero por otro lado, como era de esperar, esta cercanía a su vez despertó conflictos: Ferenczi le reprocha a Freud como consecuencia de un incidente que tiene lugar en Siracusa (Sicilia), de no comprender su necesidad de “sinceridad absoluta”, por parte de Freud.

Ferenczi pretendía tener con Freud, una relación simétrica y de total transparencia sin comprender que esto ponía a Freud en una posición de Padre Ideal capaz de comprenderlo en todo momento. Sin duda, el análisis que él llevó a cabo con Freud, no le ayudó a superar todas estas dificultades y al final de su vida se fue distanciando de Freud, aunque no se trataba de una ruptura como en el caso de Jung. Seguramente en este análisis, Freud no pudo analizar a fondo la transferencia, atrapado a su vez en su contratransferencia.

Quisiera ahora describir una situación que nos permitirá vislumbrar lo que fueron los primeros pasos del psicoanálisis: Ferenczi tenía en análisis una mujer mayor que él: Gizella, de la que estaba enamorado. Más tarde, comenzó a analizar también a la hija de la ésta, Elma, de la que también se enamora. Para salir de este atolladero, pide ayuda a Freud quien toma en análisis a Elma y le recomienda a Ferenczi volver con Gizella. Este le hace caso, luego reprocha a Freud, haberlo vuelto un hombre normal sin emociones. Como vemos con este caso, era una época en que la preocupación aún no era codificar lo que estaba permitido y lo que estaba prohibido en el trabajo analítico.

En su obra, Ferenczi desarrolla más de 200 artículos abordando distintos temas. Uno de los más largos y discutibles es “Thalassa, ensayo sobre la teoría de la genitalidad”, donde dice “la existencia intrauterina repite la forma de existencia acuática de antaño y que el nacimiento constituye la recapitulación individual de la gran catástrofe que en el momento del desecamiento de los océanos, obligó a muchas especies animales a adaptarse a la vida terrestre”.

El Dr. Pedro Boschan ex presidente de la Asociación Cultural Sándor Ferenczi,  expresó en una entrevista  de la Revista “El Psitio” del 9 de junio de 2011 que: “El  re- descubrimiento de Ferenczi se debe a la gran vigencia actual de sus ideas, especialmente las referidas al trauma y la técnica analítica. Entre las primeras mencionaría la escisión o fragmentación del Yo como consecuencia del trauma, la identificación ansiosa con el agresor, el rol central de la desmentida impuesta, y el ataque a la percepción consecuente (idea válida no solo a nivel individual sino también social, referible a la violencia mediática), la constitución de un aspecto escindido del self (que luego Winnicott denominaría Falso Self), la idea de la víctima asumiendo el sentimiento de culpa del agresor, etc. Otra idea fundamental, que describe en "El niño mal acogido y su instinto de muerte" (1929) en el que establece la idea de lo que consideramos como vincularidad, al describir como el factor traumático puede ser la falta de investidura, es decir los deseos inconscientes del Otro.

En cuanto a la técnica analítica, ya en 1919 habla del uso instrumental de la contratransferencia, en 1924 describe la contratransferencia narcisista en el analista y la obstaculización para la cura, define un posicionamiento del analista acorde a las necesidades del paciente y no a la inversa. Su Diario Clínico es un ejemplo de su sinceridad y honestidad, donde se combinan la osadía del pensar y la modestia al evaluar sus propias ideas.”

Cuestionado con dureza, en razón de sus tesis e innovaciones, por los representantes de la ortodoxia, Ferenczi no abandonaría el redil freudiano como Jung o Rank.  Jones, sin embargo, lo iba a tratar de psicótico: Ferenczi siempre había creído firmemente en la telepatía. Según el diccionario de psicoanálisis de Roudinesco y Pleon, “aparecieron  delirios sobre la presunta hostilidad de Freud. Hacía el final de su vida surgió una violenta paranoia, acompañada incluso de explosiones homicidas.”

 Ferenczi muere el  22 de mayo de 1933 de una anemia perniciosa. Freud le rindió un cálido homenaje, subrayando la enorme importancia que había tomado a sus ojos el deseo de curar, diciendo: "De regreso de una temporada de trabajo en América, él [Ferenczi] pareció encerrarse cada vez más en un trabajo solitario [... ]. Nos dimos cuenta de que un único problema había monopolizado su interés. La necesidad de curar y ayudar se había vuelto en él extremadamente fuerte."

No obstante su obra es silenciada hasta la década del sesenta, quien comienza a rescatarla es Michael Balint. Recién en 1985  se publica su diario clínico y, de ahí a la actualidad se publica toda su obra. En este momento en la Argentina se acaba de editar en castellano la correspondencia completa entre Freud  y Ferenczi, que consta de 1250 cartas.

¿Por qué tantos años silenciado? Una primera hipótesis se apoya en lo dicho anteriormente, los representantes de la ortodoxia analítica cuestionan fuertemente su obra y esta corriente va tomando mayor poder en la IPA, sobre todo cuando está debido al nazismo debe trasladar su sede de Viena a Londres.

Ernest Jones por consejo de Freud se analizó con Ferenczi, este análisis se realizó en 1913 en Budapest durante cuatro meses a razón de dos sesiones diarias. Según Emilio Rodrigué este análisis tuvo “consecuencias desafortunadas para la reputación del húngaro. Jones masacrará a Ferenczi en su biografía oficial. Tanto Balint como Strachey afirman que jamás le perdonó que hubiera sido su analista. Además, según Paul Roazen, estaba la envidia, en Jones, por haber sido Ferenczi analizado por Freud”.

No olvidemos el poder y la influencia que tuvo Jones en la IPA, es posible que esta influencia haya pesado en la cuasi omisión de la obra de Ferenczi, pero no niego el valor y el coraje de Jones en defensa del psicoanálisis y los psicoanalistas, en un período muy difícil, la ascensión del nazismo y la persecución a los analistas judíos. Recomiendo leer el libro del Dr. Riccardo Steiner “De Viena a Londres y Nueva York. Emigración de los analistas durante el nazismo” donde detalla y analiza la correspondencia entre Jones y Anna Freud.

Para terminar tengo aquí una cita de Judith Dupont, que gentilmente me acercó y tradujo el Dr. Demián Ruvinsky, miembro del Instituto de la APM: Dupont, J. (1994). Freud's Analysis of Ferenczi as Revealed by their Correspondence. Int. J. Psycho-Anal., 75:301-320:

“Freud está comenzando a sospechar que analizar amigos, colaboradores o familiares no se logra sin algunos problemas; la experiencia analítica con Elma debió haberle advertido. Es más, analizó a Loe Kann, la novia de Ernest Jones (nunca se casaron), mientras Ferenczi analizaba a Jones. Freud, así como Ferenczi, comentaron profusamente sobre sus análisis paralelos en sus cartas, sin ninguna consideración por la confidencialidad profesional. Esta falta de discreción ciertamente jugó una parte en la posterior disposición hostil de Jones hacia Ferenczi, quien fue el objeto de toda su transferencia negativa, en tanto que Freud recibió la transferencia positiva. Esas transferencias nunca fueron realmente resueltas” (p. 303).

Esperemos que en un futuro próximo podamos organizar una jornada dedicada a Ferenczi. Muchas gracias por su atención

 

 

 

Inicio  verde        Indice rojo 

 

 
Buscar en toda la red

(c)Sandor Ferenczi Homepage es propiedad del Instituto de Desarrollo Psicológico Indepsi 1998-2014