Editorial Biopsique
· Quienes somos · Contacto · Sucripción Newsleter · -
Indepsi
Biopsique Recursos
Bibliografías
Hemeroteca
Web Autor
Glosario Psicométrico
Fichas Psicométricas
Aptitudes
Desarrollo
Inteligencia
Personalidad Cuestionarios
Personalidad Proyectivos
Neuropsicológicos
Clínicos
Pedagógicos
Habilidades
Guías Utiles
Clínicos
Psicométricas
Rorschach
Sexualidad
Novedades
Importaciones
Libro destacado
Artículo destacado
Congresos y Eventos
Ediciones Biopsique
Correo de Psicoterapia
Revista Psicosexualidad
Revista Bioanálisis
Libros Ferenczi
Contactos
Inscripción
Cotizar test
Consultas en línea
 
 
Editorial Biopsique
Los Leones 1701
Providencia
Santiago-Chile
(56-2) 2047080
(56-2) 2254105
(56-2) 2257563
Fax: (56-2) 2693290

Estadisticas

 

 

 
Clínicos
 

ADI-R. ENTREVISTA PARA EL DIAGNÓSTICO DEL AUTISMO (Revisado)

 

libro

 

Características.
Categoría: Pruebas y test del Desarrollo Infantils
Objetivo: Evaluar signos y síntomas de los diferentes trastornos del espectro autista
Aplicación: Individual y a al díada de cuidadores
Tiempo: Variable entre 90 a 150 minutos
Edad: Mayor a edad mental de 2 años
Material: Cuadernillo de entrevista, manual y algoritmos
Ambitos: Educacional - Clínico - Investigación

 

Contenido

El autismo es considerado un severo trastorno del desarrollo Neuropsicólogico, caracterizado según los criterios diagnósticos que señala el DSM-IV y que a su vez, describe la conocida "tríada de alteraciones" (Wing, 1979), por: a) alteración, desviación y extremo retraso en el desarrollo social; b) alteración y desviación en el lenguaje y la comunicación verbal y no verbal; y c) rigidez de pensamiento; lo que refleja en una profunda alteración de la comunicación y de la interacción social, y por restringidas, repetitivas y obsesivas pautas de conducta. De mayor prevalencia en hombres que mujeres, se asocia a un bajo cociente intelectual, y a una etiología de posibles causas genéticas y ambientales con un carácter fuertemente hereditario. Considerado un trastorno generalizado del desarrollo, el autismo está entre los trastornos y alteraciones del desarrollo de mayor complejidad diagnóstica, debiendo considerarse al respecto relevantemente el diagnóstico diferencial, fundamentalmente de la esquizofrenia y de las psicosis infantiles, y secundariamente, de otros cuadros tales como el Síndrome de Asperger (similar al autismo, pero con desarrollo normal del lenguaje), el Síndrome de Rett (muy diferente del autismo y que sólo ocurre en las mujeres), y el Trastorno Desintegrativo Infantil (afección poco común por la que un niño aprende destrezas y luego las pierde hacia la edad de 10 años), entre otros.

Para la realización de este diagnóstico, los especialistas han ido concordando en que el arribo a un diagnóstico efectivo debe considerar las áreas sintomática, intelectual, lenguaje y conducta adaptativa, evaluación que se recomienda acompañar con la realización de una entrevista completa a los padres que recoja la historia de desarrollo del niño.

Entre los instrumentos de uso más generalizado para el diagnóstico de los aspectos sintomáticos del autismo se encuentran el ADOS-G (Esquema General de Observación para el Diagnóstico de Autismo) y el ADI-R (Entrevista Diagnóstica de Autismo Revisada) ambos desarrollados por M. Rutter, A. Le Couteur y C. Lord.

El ADI-R evalúa -mediante una entrevista semi estructurada a los padres y/o cuidadores del niño- tres áreas cuya alteración se encuentra entre los niños con trastorno del desarrollo generalizado, a saber: La comunicación y el lenguaje, Interacción social recíproca y Conducta. Mediante la realización de 93 preguntas específicas, el entrevistador podrá obtener información respecto a la interacción social del niño, el estilo comunicativo y la existencia o descarte de conductas restrictivas, estereotipadas o repetitivas, así como de la cualidad del juego y flexibilidad conductual.

La información obtenida se vierte en un formato de sencillos y prácticos algoritmos que orientan en el diagnóstico y la condición o estado existente al momento de la evaluación. El uso de esta herramienta ha demostrado ser de utilidad tanto para el diagnóstico como para el diseño de planes de tratamiento y educación de los niños.

 

Indice rojo

 

 

TEST AVE, ACOSO Y VIOLENCIA ESCOLAR

 

foto

 

Características.
Categoría: Material de Uso Clínico y Psicoterapéutico
Objetivo: Evaluación de la violencia y el acoso psicológico y físico en el entorno escolar
Aplicación: Individual y colectiva
Tiempo: Entre 25 a 35 minutos
Edad: De 8 años a 16 años
Material: Cuestionario de Autoinforme, protocolo
Ambitos: Clínico: Diagnóstico y Terapéutico. Investigación

 

Contenido

Cada vez se acepta mas, el hecho de que una importante dimensión de lo traumático está asociada a las experiencias de Abuso Infantil, y que dicha experiencias adquieren diferentes manifestaciones fenomenológicas, que van desde la mas cruda del atentado sexual tanto en su expresión activa o “violación” como en la pasiva o “seducción”; pasando por las variadas formas de abuso y manipulación emocional (terrorismo del sufrimiento) hasta las experiencias de acoso y violencia, tanto familiar como escolar.. Así superando ya, la denominada “pedagogía negra” y el silenciamiento institucionalizado de todo este conjunto de atentados hacia los menores, las sociedades se han orientado a identificar, diagnosticar y atender estas formas de abuso, tanto como a controlar, prevenir y educar a sus poblaciones.

En consecuencias gradualmente empiezan a aparecer instrumentos acotados a dominios específicos que permitan una adecuada exploración de dichas circunstancias, así como del impacto que esta tiene en sus victimas. Para el caso del Acoso Escolar entendido como una especie de tortura, metódica y sistemática, en la que el agresor agrede a la víctima, a menudo con el silencio, la indiferencia o la complicidad de otros compañeros., dicho abuso infantil adopta diferentes expresiones, que van desde el franco hostigamiento escolar, matonaje escolar -bullying- hasta cualquier forma de maltrato psicológico, verbal o físico producido entre escolares de forma reiterada a lo largo de un tiempo determinado. Violencia que se caracteriza, por la sistemática reiteración orientada a amedrentar a la víctima, aislándola y sometiéndola a la dinámica del amo y del esclavo en su dimensión: amo-sádico, esclavo-sumiso: especialmente cuando ella supone una inhibición en la capacidad de lucha de la victima. El sujeto abusado queda, en consecuencia expuesto física y emocionalmente ante el sujeto o grupo perpetrador, generándose como consecuencia una deriva psicopatológica que incluye experiencias de estados afectivos cumbres: aislamiento, terror, humillación estigmatización hasta reacciones caracterológicas complejas: formaciones reactivas, negaciones y renegaciones, hasta la escisión del aparato psíquico en sus fases terminales, pudiendo en casos extremos manifestarse bajo la forma de pensamientos suicidas o criminales, con la eventualidad de su puesta en acto (agieren, enactement o acting out)

El Test AVE, Acoso y Violencia Escolar, es un material diseñado por Iñake Piñuel y Araceli Oñate, A. (2006) "Madrid 2006, TEA Ediciones, dos connotados estudiosos de la temática del Abuso, y es una herramienta imprescindible para prevenir, identificar trata y diagnosticar el acoso (bullying), el maltrato escolar y los daños psicológicos más frecuentemente asociados a estas conductas. Mediante un cuestionario de autoinforme de 94 elementos se obtienen 22 indicadores: 2 índices globales -Índice global de acosos e Intensidad del acoso-, 8 indicadores del acoso y la violencia escolar, 4 factores globales de acoso: Hostigamiento, Intimidación, Exclusión y Agresiones; y 8 escalas clínicas: Ansiedad, Estrés postraumático, Distimia, Somatización, etc...

La corrección se realiza mediante un sistema computarizado al que se accede en línea por medio de un PIN, que entrega la casa editorial, generalmente de 25 aplicaciones y donde cada evaluación consume un uso por sujeto evaluado.

 
Descripción de Materiales.

Cuestionario de Autoinforme, protocolos de respuesta y registro, incluye un PIN para 25 correcciones computacionales. Existe versión en castellano y catalán.

 

Indice rojo

 

 

CAJA HORA DE JUEGO DIAGNOSTICA)

 

 

 

 

Características.
Categoría: Equipamiento clínico de uso diagnóstico
Objetivo: Evaluación proyectiva de recursos facilitadores de actividades psicodiagnósticas para un juicio diagnostico clínico
Aplicación: Individual
Tiempo: Actividades entre 30 a 45minutos
Edad: De  2 a 11 años
Material: Baúl de 60 * 40 * 40, con un espectro de materiales lúdicos determinados
Ambitos: Diagnóstico, Abuso Infantil, Educacional e Investigación

 

Contenido

La Hora de Juego Diagnostica constituye un recurso técnico que utiliza el psicólogo dentro del contexto clínico con la finalidad de conocer la realidad del niño y poder elaborar un Psicodiagnóstico Infantil, a través de la observación de los aspectos disposicionales, evolutivos, madurativos, cognitivos, emocionales y afectivos del niño. La actividad lúdica en su forma de expresión propia, le permite al niño la posibilidad de jugar en un contexto particular, creándose un campo que será estructurado en función de las variables internas de su personalidad. Por esta vía el niño expresará, actuará, y verbalizará elementos constitutivos de su propia organización psíquica: desarrollo, nivel de maduración, socialización, traumatogénesis y otros. Durante esta metodología el niño refleja la naturaleza de sus operaciones intrapsíquicas: atención, interes y motivación; opciones y decisiones; reacciones tales como apegos, rechazos y otras;  que representan en su conjunto las fantasías que están configurando su acontecer psíquico, y que son mediatizadas a través de las verbalizaciones y conductas. En la actividad lúdica desarrollada debe considerarse la dinámica interaccional-objetal con el juguete que el niño despliega, y la naturaleza vincular que despliega con el examinador.

Esta metodología deriva especialmente de investigaciones realizadas en psicología evolutiva y en psicoanálisis.  La hora de juego diagnostica engloba un proceso que tiene comienzo, desarrollo y fin en si misma, opera como una unidad y se debe interpretar como tal. Ella debe ir precedida por la entrevista realizada a los padres.

El manejo de esta técnica requiere conocimientos sobre: diferentes teorías sobre el juego y los aspectos dinámicos involucrados en él: ontogenia del juego, proyección y juego, creación simbólica en el juego, juego y objeto transicional, juegos y etapas de evolución infantil. También conocer los aspectos fundamentales de la técnica: Encuadre. Objetivos, Materiales, Consigna, y Forma de Interpretación.

 

El contenido de la caja consiste en el siguiente material:

- Tres figuras que identifiquen a una familia

- Tres figuras que identifiquen a la familia de animales domésticos

- Tres figuras que identifiquen a la familia de animales salvajes

- Tres carritos de diferente tamaño

- Tres avioncitos de diferente tamaño

- Tres tacitas con platitos y cucharitas

- Trapitos recortados de diferente tamaño y color

- Una caja de lápices de colores

- Crayolas

- Caja de plastilina

- Hojas Bond

- Lápiz y Borrador

- Set de Títeres humanos (6 unidades)

- un Peluche

 

Esta técnica ha sido ampliada considerablemente por un grupo de colegas transandinas, quienes también exploran concienzudamente la temática del Abuso Infantil, entre quienes se encuentran Maria L. Siquier de Ocampo, Rosa Inés Colombo, Carolina  Beigbeder de Agosta.

 

Debe distinguirse del recurso Hora de Juego Diagnóstico con Material no Figurativo, (Lic. Nélida Atrio), de corte mas cognitivo y psicopedagógico; de la Hora de Juego Terapéutica, el  Baúl de Psicoterapia y otros recursos como la Caja de Arena., de corte mas clínico y psicoterapéutico; y de las Cajas Psicopedagógicas Niveles 1, 2 y 3 de cortes mas educacionales, las que a su vez son mas plásticas en la configuración de sus materiales constituyentes.

 

 

Indice rojo

 

 

ESCALA DE AFRONTAMIENTO PARA ADOLESCENTES (ACS)

 

 

Características.
Categoría: Medida de habilidades especificas
Objetivo: Evaluación de distintas estrategias que los adolescentes utilizan para afrontar problemas
Aplicación: Auto-administrable, Individual y colectiva
Tiempo: 10 minutos para cada una de las 2 escalas que conforman la prueba
Edad: De 13 a 18 años
Material: Manual y c uadernillo para la autoaplicación
Ambitos: Clínico - Investigación

 

Contenido

La Escala de Afrontamiento para Adolescentes (ACS), cuya versión española es editada por TEA, fue diseñada por Frydenberg y Lewis (1996), y consiste en un instrumento de evaluación que permite a los adolescentes analizar sus propias conductas de afrontamiento y responde al concepto de afrontamiento construido por los autores. En líneas generales el concepto de afrontamiento se puede entender como el “esfuerzo para reducir o mitigar los efectos aversivos del estrés, esfuerzos que pueden ser psicológicos o conductuales” Everly (1989) y se diferencia de los mecanismos de defensa en que mientras estos operan a nivel inconsciente, las estrategias de afrontamiento lo hacen a nivel conciente.

La ACS consta de 2 escalas: una General y otra Específica. La escala general evalúa estrategias de afrontamiento que los autores consideran estables a través del tiempo y las situaciones con independencia del problema. Los autores plantean que también existen conductas de afrontamiento que dependen de situaciones específicas, conductas que son evaluadas con la forma específica de la escala.

La escala se divide en dos partes: la primera es una pregunta abierta sobre los principales problemas vividos durante los últimos 6 meses. La segunda parte consiste en un inventario en forma de auto reporte compuesto por 80 elementos, 79 de tipo cerrado y uno abierto al final, y permite evaluar con gran fiabilidad 18 estrategias de afrontamiento diferentes que han sido identificadas conceptual y empíricamente por los autores. Las 18 estrategias son: 1) As– buscar apoyo social, 2) Rp – concentrarse en resolver el problema, 3) Es– esforzarse y tener éxito, 4) Pr – preocuparse, 5) Ai– invertir en amigos íntimos, 6) Pe– buscar pertenencia, 7) Hi– hacerse ilusiones, 8) Na– falta de afrontamiento, 9) Rt– reducción de la tensión, 10) So– acción social, 11) Ip ignorar el problema, 12) Cu– autoinculparse, 13) Re– reservarlo para sí, 14) Ae– buscar apoyo espiritual, 15) Po fijarse en lo positivo, 16) Ap– buscar ayuda profesional, 17) Dr buscar diversiones relajantes y 18) Fi- distracción física.

Estas 18 estrategias se agrupan a su vez en 3 estilos básicos de afrontamiento: a) estilo de afrontamiento dirigido a la resolución del problema(Dr, Es, Fi, Po, Rp), consistente en estrategias que modifican la situación problema para hacerla menos estresante; b) estilo de afrontamiento en relación a los demás(Ae, Ap, Ai, As, Pe, So), consistente en estrategias orientadas a reducir la tensión, la activación fisiológica y la reactividad emocional; y c) estilo de afrontamiento improductivo(Cu, Hi, Ip, Na, Pr, Re, Rt), consistente en conductas que no permiten afrontar la situación problema. Los dos primeros estilos corresponden a los modos de abordaje propuestos por Lazarus y Folkman, mientras que el tercero es la propuesta incorporada por los autores de la prueba.

La prueba, fácil de administrar, ha sido utilizada en estudios con adolescentes tanto en Latinoamérica como en Europa pues es de fácil comprensión lectora y eficaz para evaluar las estrategias de afrontamiento que utiliza el adolescente de forma rápida y económica. Se trata de un instrumento psicométrico que necesita de un profesional especializado para su interpretación clínica.

 

Indice

 

 

EL INVENTARIO DE LA DEPRESIÓN DE BECK (BDI)

 

 

Características.
Categoría: Inventario de síntomas
Objetivo: Obtener una medida respecto a la presencia e intensidad de síntomas y signos indicadores de depresión
Aplicación: Individual o colectiva, autoadministrable
Tiempo: Sin tiempo límite, aproximadamente 15 minutos
Edad: A partir de los 4 años
Material: Desde 13 años en adelante
Ambitos: Clínico - Investigación

 

Contenido

Es aceptado que en el ámbito de la evaluación psiquiátrica, la evaluación de la Depresión se efectúa mediante instrumentos que se pueden agrupar en dos categorías generales: las pruebas que administra el clínico (heteroadministradas), como la escala Hamilton (1960), la escala de depresión de Zung (1972) o la de Montgomery (1979), o las aplicadas por el propio evaluado (autoadministradas) como es el caso de Beck (1961), Escala abreviada de Beck (1974) o la de Carrol (1981).

Fue en 1961 cuando Aaron T. Beck propuso por primera vez este cuestionario para cuantificar la intensidad de las manifestaciones conductuales de la Depresión. El cuestionario fue construido sobre la base de criterios estadísticos respecto de la manifestación de los síntomas, la versión actual se elaboró teniendo como referencia los criterios del Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales de la Asociación Americana de Psiquiatría (A. P. A.), el DSM-IV.

Aunque la primera versión del BDI fue elaborada sobre la base de una muestra de 997 sujetos con patología psiquiátrica y se comprobó una alta validez interna y confiabilidad elevada, cuenta con algunos reparos entre los cuales se pueden señalar, la baja correlación de algunos de sus ítems con el resto de la escala y la baja eficacia que presentaba en estudios con muestras no psiquiátricas amplias. Esto llevó a que en la versión de 1996, se modificaran algunos de sus ítems, más específicamente los números 11, 14, 18, 19 y 20, ganando con ello mayor precisión en su medición.

Desde 1974 existe una versión abreviada del inventario que corresponde a los trece ítems con mayor validez interna y concurrente de la escala. Diversos estudios (Foelker, 1987; Reynolds y Gould, 1981) confirman estos aspectos.

Básicamente el inventario parte de la hipótesis de que el sujeto depresivo tiene unos esquemas cognitivos tácitos o inconscientes que contienen una organización de significados personales (supuestos personales) que le hacen vulnerable a determinados acontecimientos como por ejemplo, las pérdidas. Los significados personales (supuestos o reglas personales) suelen ser formulaciones inflexibles referentes a determinadas metas vitales, como por ejemplo: amor, aprobación, competencia personal, etc) y a su relación con ellas (autovaloración). Esos significados se activan en determinadas circunstancias (casi siempre relacionadas con la no confirmación de esos significados por los acontecimientos), las cuales son medidas mediante los 21 ítemes que conforman el inventario.

 

Indice

 

 

TEST DE MEMORIA AUDITIVA Y VISUAL DE DÍGITOS DE KOPPITZ (VADS)

 

Características.
Categoría: Pruebas psicopedagógicas y neuropsicológicas
Objetivo: Evaluar el proceso auditivo y visual, considerando la integración sensorial tanto por separado como en su interacción.
Aplicación: Individual
Tiempo: Sin tiempo límite, aprox. 15 minutos
Edad: Desde 5.6 años a 12 años
Material:
Juego de 26 tarjetas, protocolo de respuestas, hoja de papel en blanco, lápiz, y goma de borrar, cronómetro, manual con normas argentinas
Ambitos: Clínico – Educacional – Neuropsicológico - Investigación

 

Contenido

Elizabeth Koppitz, eminente investigadora de las funciones sensoriales y al mismo tiempo creadora de la adaptación de la prueba del Bender con más utilización en el ámbito escolar, el Bender-Koppitz, diseñó en 1979 esta prueba orientada a evaluar dos destrezas relevantes a la hora de desarrollar una estrategia de desarrollo educacional: la integración intersensorial y la capacidad del niño para crear secuencias.

La prueba consta de 26 tarjetas impresas con dígitos ordenados en series crecientes de 2 a 7 dígitos, 2 de las tarjetas ordenan las series en dos columnas con dígitos distintos para cada serie, otorgando así dos opciones para cada en cada una de las series. El resto de las tarjetas presenta las series de manera individual y ordenadas linealmente en sentido horizontal, también con dos secuencias diferentes por cada serie.

La aplicación del test se inicia con una pequeña consigna en que se le describe al niño la tarea a realizar en palabras simples, luego de lo cual se va presentando cada serie de modo progresivo. La serie de inicio depende de la edad y el nivel maduracional de cada caso, mientras que el criterio de suspensión se aplica al fallar las dos opciones de una misma serie. En este punto se procede a registrar en el protocolo la última serie en que se tuvo éxito, correspondiendo el número de dígitos de dicha serie al puntaje asignado.

Es conveniente señalar que mientras se está aplicando la prueba el evaluador debe consignar no solo el puntaje sino también la conducta, actitudes durante el desempeño y otros antecedentes como tipos de errores cometidos o razones de suspensión. Todo esto se convierte en datos que pudieran ser significativos a la hora de efectuar un análisis cualitativo de la prueba.

Posteriormente los puntajes obtenidos se evalúan según cuatro categorías o sub-test que combinan las funciones receptivas y expresivas de las vías sensoriales auditivas y visuales: Subtest I. Auditivo oral (A-O); Subtes II Visual oral (V-O); Subtes III. Auditivo grafico (A-G) y Subtest IV Visual - Gráfico (V-G).

De la performance del niño el evaluador obtiene once puntajes a partir de los cuales puede efectuar inferencias respecto de funciones tales como: memoria, concentración, atención o alerta, ansiedad y funcionamiento del aparato auditivo y visual entre otras.

Entre las extrapolaciones que se pueden efectuar de acuerdo a los resultados obtenidos, tenemos el nivel o grado de concentración del niño. Un buen rendimiento en Memoria de Dígitos permite suponer una buena capacidad de concentración. De acuerdo a Koppitz, las deficiencias de concentración resultan en un pobre rendimiento en Memoria de Dígitos; y la conciencia de este bajo logro provoca un estado de ansiedad, que aparece como resultante secundaria. Sin embargo, ella observó que el bajo rendimiento de muchos niños con problemas de aprendizaje en Test de Dígitos refleja más bien poca capacidad para establecer y evocar secuencias de símbolos más que un estado de ansiedad. Los antecedentes obtenidos de la prueba de dígitos de la escala Wechsler, entre otras, apuntarían en la misma dirección.

Si aceptamos que, en términos generales las dificultades de aprendizaje señalan fallas de un sujeto para acceder al mundo de lo simbólico cultural, y que entre las variables a considerar para catalogar a un sujeto como con “problemas de aprendizaje” están: Pobre rendimiento escolar, Conducta global, Inteligencia, Factores neurológicos y Nivel sociocultural. La necesidad de contar con una prueba que permita detectar rápidamente tal situación, se convierte en condición indispensable para los profesionales del área psicoeducativa que deben evaluar y posteriormente implementar los procedimientos de apoyo y compensación en tales casos. La brevedad de esta prueba la hace ideal para efectuar evaluaciones screening que permitan la detección y clasificación de dificultades o problemas de aprendizaje que pudieran afectar el desempeño escolar de los niños, así como también implementar programas de reforzamiento o estimulación de acuerdo con los resultados obtenidos.

También existen ocasiones donde el proceso diagnóstico requiere evaluar las estrategias cognitivas, que permiten la adquisición de información, y los recalculamientos de la misma en el transcurso del aprendizaje, reflejadas en la eficiencia en una tarea, mecanismos subyacentes, y modos de abordaje de las producciones erróneas o ineficaces. Para tales casos, la simpleza y brevedad de la prueba la convierten en un instrumento útil de incorporar a una batería psicopedagógica, que considere pruebas como el Bender y/o el test de la figura humana o el test del árbol.

 

Indice

 

 

INFUCEBA: BATERÍA DE PRUEBA DE INTEGRACIÓN FUNCIONAL CEREBRAL BÁSICA

 

foto

 

 

Características.
Categoría: Material de Uso Clínico y Psicoterapéutico
Objetivo: Informar sobre déficit o integración deficiente de algunas funciones del sistema nervioso central básicas para el aprendizaje.
Aplicación: Individual
Tiempo: 45 minutos estimados
Edad: Niños entre 7 y 9 años. Se puede ampliar la edad variando la exigencia de las pruebas
Material:
Protocolos, fichas, manual y los materiales propios de la batería
Ambitos: Clínico: Diagnóstico y Terapéutico. Investigación

 

Contenido

La Batería INFUCEBA es un instrumento diseñado por el Dr. Ricardo Olea Guldemont, prestigioso neuropsiquiatra  infantil, y uno de los fundadores de la psicopedagogía en Chile, a la vez que autor de muchos de los pioneros instrumentos de evaluación para las dificultades de aprendizaje: Test de Lenguaje; Prueba de Lectura-Escritura; Prueba de Comportamiento Matemático, de nuestro medio nacional.

La Batería INFUCEBA es un recurso para evaluar “el grado de integración de las funciones cerebrales básicas que especialmente capacitan al niño para el aprendizaje de la lengua escrita y matemática”, que con el paso del tiempos se fue convirtiendo en una poderosa herramienta para el diagnóstico de algunos déficit funcionales del sistema nervioso central y/o para evaluar la presencia de deficiencias de integración -así como las implicancias de ello- en el área de los trastornos de aprendizajes.

La prueba –a pesar de contar con diez ediciones, y haber sido ampliamente utilizada en el  diagnóstico psicopedagógico no está estandarizada- y en la actualidad se utiliza como una prueba tipo “screening” o “de barrido general” para tener un diagnóstico de estado que oriente una evaluación clínica más rigurosa. En este sentido, su autor postula que la función de la prueba es constatar la presencia de déficits en las funciones o su deficiente integración, causadas probablemente por lesiones o cierta inmadurez, pero que no informa sobre la etiología de estos déficits -para lo cual sugiere realizar diagnósticos médicos-, ni tampoco sobre la incidencia de problemas emocionales, pedagógicos o socioculturales, -para lo cual se sugiere realizar diagnósticos psicológicos- que podrían estar provocando problemas de aprendizaje sin que se presenten déficits de base biológica

Concebida como una integración de varias pruebas para ser aplicadas en el campo de la Educación Especial o Diferenciada, ella consta de 11 subpruebas: Recorte con tijeras, Prueba de Monroe, Croquis de la Pieza, Reproducción del ritmo escuchado, Ejecución del ritmo leído, Lectura de un ritmo escuchado, Transcripción de un ritmo escuchado, Figuras en el aire, Prueba de Head, Búsqueda de figuras incluidas, Copia de figuras geométricas; las que evalúan diferentes funciones y en su conjunto cubren el espectro: de la Psicomotricidad, Percepción, Memoria y Pensamiento.

Dado que la batería comprende pruebas verbales, de lápiz y papel, y manipulativas, se requiere para una adecuada administración de un lugar cómodo para que el niño realice un dibujo, golpee para generar ritmo y donde pueda realizar algunas actividades parado. Ella se corrige de acuerdo a una escala de valoración, donde luego el puntaje total se compara con una tabla que señala normalidad o distintos grados de deficiencia.

A pesar de que con el transcurso de los años se han ido generando una serie de distorsiones en la aplicación e interpretación de esta batería, producto de su difusión y empleo indiscriminado -sin la asesoría técnica necesaria para su correcta y uniforme utilización- la utilización de este instrumento sigue siendo a nuestro juicio un recurso útil que amerita ser reconsiderado.

 

Descripción de Materiales.

Protocolo, fotocopia de greca para recortar, tabla y 24 tarjetas para prueba Monroe, tarjetas de ritmos, tarjetas de figuras incluidas, lámina para copia de figuras geométricas. Lápiz grafito, 4 hojas en blanco, tijeras, pantalla, golilla de 2,6 cm., pelota u objeto pequeño.

.

 

Indice pinred

 

 
 
Buscar en toda la red

La Página de Editorial Biopsique es propiedad del Instituto de Desarrollo Psicológico Indepsi (c) 1998-2012